lunes, octubre 16, 2006

An elseworlds of DC Universe: Roswell 1947 Capítulo Cinco

Mansión Wayne
Gotham City
11:30. Viernes 15 de Abril de 2005

-Buen golpe Ollie- Bruce se llevó la mano a la cabeza tapondo el sol que le impedía seguir la trayectoria de la pelota.

-No creo que llegue tan lejos como el tuyo, Bruce. Y hablando de llegar lejos, ¿has visto el anuncio de Lex Luthor?

-Lo vi el otro día en las noticias de la CNN. La verdad es que no me sorprendió en absoluto. Su poder dentro del gobierno es cada día mas evidente. Y su influencia en la vida política es cada día más notable. Presentarse como senador por el estado de Kansas es el paso lógico dentro del calculado plan que tiene dentro de la cabeza. Nunca ha dado ningún paso en falso. Hay un gran esquema montado en su cabeza. Y debemos averiguar de que se trata.

-Es un perro viejo y saber cubrir muy bien su rastro. Habrá que investigar e indagar mucho dentro del fango.- Bruce indico con un gesto a Ollie que empezarán a caminar hacia el green. Hacía un día soleado y agradable. Al fondo se podía distinguir, entre la niebla perpetua que envolvía la ciudad, el contorno de Gotham. A la luz del día parecía casí limpia y pura.

-La política exterior de nuestro país se esta radicalizando excesivamente. Bajo cualquier excusa, el presidente amenaza con un desembarco de tropas a otros paises. Los medios de comunicación dirigidos por el gobierno intentan que la opinión pública apoye al presidente. Si Luthor llegará al Congreso, su poder e influencias decantarían la balanza a favor de los más radicales. Debemos tener un as en la manga.

-Lois Lane esta bastante en contra de Luthor. El artículo que escribió el otro día en el Daily Planet fue bastante demoledor, aunque sin pruebas fundamentadas. No se como Perry dejo convencerse para que fuera publicado.

-La señorita Lane asegura que mantuvo un breve contacto con el “superhombre” en alaska. Además Ollie, la verdad es que la señorita Lane tiene buenas y poderosas razones para convencer a cualquier hombre.

-¿Tan atractiva es?- dijo Ollie mesandose la barba.

-Vaya si lo es. Lástima que el día de la fiesta, no pudiera acercarme demasiado a ella. Estaba más preocupado por el tiburón de Luthor. Seguro que entonces estaba tejiendo su red y atrapando a todos los peces gordos que "nadaban" por la fiesta...

-Por eso no me gusta nada su candidatura. Posee muchos, buenos y profundos contactos dentro del ejercito, en el gobierno y en el mundo empresarial. Puede llegar a tener demasiado poder.

-Los contactos del ejercito vienen de su padre.-Bruce paro un momento de hablar. Se llevo la mano a la barbilla. Siempre que hacía ese gesto, Ollie sabía que estaba atando cabos en su mente. Siempre había creido que si estuviera lo suficientemente silencioso, podría escuchar su pensamiento. Bruce continuo- Su padre hizo una gran carrera en el ejercito. Su nombre aparece en casi todas las listas secretas del ejercito. La clasificación y rango que llegó a tener solo fue heredado por Lex. Nadie ha tenido jamás tanto poder dentro del ejercito. Su muerte nunca fue aclarada. Existen muchos puntos negros sin esclarecer. Los generales que fueron leales a Lionel, lo son a Lex. De ahí sus continuos contratos en armamento y nueva tecnológia. WayneTech nunca ha tenido ninguna oportunidad. Aún cuando los proyectos presentados sean mucho mejores.

-No podrás negar, que la imaginación para la destrucción que parece poseer Lex y su equipo, no parece tener limites. Y esta en perfecta sintonía con las ambiciones del ejercito.

-Si pero hay más. Hay algo que esta oculto. Una cosa son los proyectos armamentisticos estandar y otra muy distinta son los proyectos de alto secreto. Nunca he tenido ninguna oportunidad. Parece que siempre va un paso por delante.-Bruce eligió el palo para atacar el green. El golpe fue preciso y dirigido. La pelota se pasó rozando el hoyo a escasos centimetros.

-¿Crees que te ha espiado?- Ollie siguio la trayectoria de la pelota, y no pude evitar que se le escapará una maldición. Bruce era jodidamente bueno en casí todo lo que se proponía.

-No, errr, no lo creo.- Bruce no pude evitar sonreir. Sabía que era el único, a parte de Ron, que podía llegar a enervar a Ollie. Cada día disfrutaba más con ello, pero sobre todo disfrutaba con su amistad.- Muchas veces pensaba que si, pero sus diseños estaban a años luz de los presentados por Wayne Tech. Mis proyectos parecían juguetitos de niños a su lado.

-¿Incluso aquel coche-tanque antidisturbios que intentaste venderme hace años?- pregunto Ollie, mientras se preparaba para lanzar el siguiente golpe.

-Aquello- Bruce río con franqueza, recordando “aquel” juguete”- Bueno, siempre pense que deberías haber comprado varias unidades para Star City. Demostraron su eficacia, cuando Gotham tembló aquella larga y oscura noche. El alcalde en persona, así como la policía de Gotham, me dieron las gracias otorgandome las llaves de la ciudad y nombrandome policía de honor.

-JA! Bajo ningún concepto y durante mi mandato, permitiré que ningún vehiculo fascista, pisé las democráticas calles de Star City.- Ollie golpeo la pelota con demasiada fuerza, y paso varios metros por encima del green. Esta vez Ollie juro en alto.

-Siempre te pierde la paciencia Ollie. Quieres acabar con todo deprisa. Deberías tranquilizarte y relajarte. Deberías practicar algo de meditación.

-Meditación. Eso son estupideces orientales. No necesito pensar ni liberar mi mente para relajarme. Todo lo que necesito para sentirme mejor es gastar mis energías en algo útil. No hay nada como el esfuerzo físico para llegar al nirvana.- Ollie le guiño un ojo a Bruce, y volvió ligeramente su cabeza hacia el coche donde estaba su chofer.

Era rubia platino. Los ojos azules como el mar. Llevaba un uniforme ajustado y ceñido. El mono era de un color tan negro que solo reflejaba la luz, haya donde las curvas de su impresionante cuerpo no parecían poder ser contenidas por esa minuscula capa de tela. Llevaba una chaqueta de cuero negro, que le llegaba justo donde la cintura dejaba paso a unas caderas anchas y casí perfectas. Parecia estar apoyada en el cochecito de golf, completamente relejada e inmiscuida en su mundo. Pero Bruce sabía, que solo era una fachada. Esa mujer había nacido dispuesta y preparada para el combate. El autocontrol que poseía era increible. Al más mínimo indicio de peligro, reaccionaría saltando a la posición de Ollie y lo protegería de cualquier ataque.

-Así que, ¿Dinah?, ¿se llama así?- Ollie asintió- ¿es tu amante a parte de tu guardaespaldas?. Ya sabes lo que dicen, donde tengas la olla….

-JAJAJA! Hablo quien pudo. ¿Qué fue de Sasha?. Ouch! ¿ha sido un golpe demasiado bajo?.- Ollie se doblo sobre su cintura, simulando un puñetazo en el estomago. – Es una de las mejores guardaespaldas que se puede conseguir. Me derrotó en combate singular. Y eso para mi, es sufciciente. Además, tiene uno de los mejores cuerpos que se pueden encontrar. Y ella no tiene problemas con ello, así que, ¿Por qué no poder tenerlo todo?. ¿quieres enfrentarla a una de tus chicos? Derribaría a cualquiera con una mano atada a la espalda.

-No tengo ganas de que te quedes sin guardaespaldas. Dick podría derrotarme incluso a mi. Tim es demasiado joven. Y ya sabes lo que ocurrió con Jason.-La mirada de Bruce se lleno de tristeza y rabia. Ollie, lamento su torpeza.

-Si lo siento. Ya sabés lo despistado que puedo llegar a ser. ¿Sabes algo más de lo que ocurrió?

-Todavía nada. –El semblante de Bruce se endureció. Ollie sintió pena por él. Nunca era capaz de mostrar sus sentimientos. Se los guardaba para él. Era su mascara. –Solo se lo que me contó la policía iraqui y lo que pude deducir. Lo encontraron en los restos de un hangar abandonado de un campamento de Marines en Iraq que había explotado Estaba atado a un palo con signos evidentes de tortura. La policía iraqui pensaba que había sido raptado por un grupo paramilitar islamico al que se le había ido la mano. Pero eso es lo que querían que creyeramos. Todo fue obra de ese maniaco homicida de Jack Napier. Siempre deja su huella personal. Esa sonrisa permanente grabada en la cara de sus victimas. Lo hace con un cuchillo militar. Penso que la explosíon dejaría irreconocible su marca. Ese maldito malnacido es la mano derecha de Lex Luthor. Al igual que lo fue de su padre, Lionel ¿Qué años debe de tener? ¿60, 65?. El hijo de puta posee la fuerza de un chaval de 20 años. Su historial es clasificado de alto secreto. Dicen que no hay nadie que no lea su historial y no vomite ante la lista de salvajadas que ha llegado a realizar. Es escoria. Y sus salvajadas tienen que terminar.

-Tranquilo Bruce. Yo estoy contigo. Acabaremos con ellos. Al menos, Jason consiguió la información, ¿no?

-Si. Antes de que, ….muriera, consiguió transmitir la grabación de su conversación con ese piloto de aviones experimentales. Hal Jordan, creo que se llama. Tenía bastante información sobre lo que esta ocurriendo en el Area 51, aunque no quisó contarle nada a Jason. Dijo que me lo contaría a solo a mi en persona.

- Y ¿Cómo es que se fía de ti?- Ollie golpeo la pelota con suavidad y de nuevo pasó rozando el hoyo, pero acabo a escasos diez centimetros. Maldecía su puntería.

-Le dijo que sabía que yo soy la persona más interesada en acabar con Lex Luthor y Jack Napier. Por una parte me interesa acabar con LexCorp para asegurarme el negocio con los militares. Y por otra parte, conocía a Diana.

-¿Diana Prince?. ¿La capitana del ejercito asesinada en Gotham?. ¿la conocías?

-Digamos que manteniamos un contacto estrictamente profesional.- Bruce efectuo un golpe suave y ajustado. La pelota entró limpiamente en el hoyo. Se permitió una fugaz sonrisa de satisfación. Inmediatamente volvio a su mostrar su faz seria.- Coincidimos varias veces en alguna gala benefíca y cenamos juntos un par de veces. Era una de las mujeres más increibles que he conocido Ollie. Poseía una pasión por la vida y una entereza en sus conviciones tan poderosas y contagiosas, que entiendo porque los hombres han perdido imperios y riquezas por una mujer. Era casí perfecta Ollie. Poseía el cuerpo de un Diosa. Su alma era pura y salvaje. No se merecía morir. Y menos de esa forma tan horrible y cruel.

-Lei los periódicos. Los callejones de Gotham City son muy peligrosos. ¿sabes quien pudo ser?

-Creo que todo esta conectado Ollie. Todo esta relacionado con Luthor, el Area 51 y ese “superhombre”. Tengo todas las piezas en mi cabeza. Solo tengo que encajar las piezas para ver la imagen global.

-¿Tienes algún contacto dentro de la policía de Gotham?- Ollie golpeo nuevamente la pelota. Se quedo a escasos centimetros. Se acerco hacia ella, y la golpeo con rabia. Estaba claro que el golf no era su deporte.

-Conozco a un comisario llamado Gordon. Y también al cientifico forense. Se llama Allen. A parte de eso, tengo a Dick y a Tim moviendo algunos hilos y a una hacker llamada Oraculo, rastreando internet. Vayamos al siguiente hoyo. Quizás tengas más suerte allí cabezota.- Bruce le arrebato la pelota a Ollie de las manos. El gesto fue inofensivo pero Ollie se puso en guardia. Erán hombres de acción. Les encantaba la lucha y la descarga de adrenalina que ello suponía. No sería la primera vez que se enzarzaban en un combate solo por diversión. Su pasión por las peleas los había llevado varias veces a plantearse un club de la lucha como la película.

-No quiero más Golf. Estoy cansado de este deporte elitista y snob. Dinah, alcanzame el arco. ¿Que te apuestas a que soy capaz de atravesar con una flecha, una pelota en el punto más alto de su trayectoria?- Dinah le trajo el arco. Era magnifico. Tan alto como un hombre y exquisitamente tallado. Era de un color verde oscuro. La cuerda del arco, parecía tan tensa, que parecía poder cortar un dedo inexperto.- Gracias Dinah. ¿Qué? ¿juegas?

-Por supuesto. ¿Qué tal una cena con Dinah? – Ollie tenso el semblante, pero inmediatamente acudió a su boca una sonora carcajada.

-Desde luego, tienes los huevos bien colocados. Esta claro que vas a perder, pero en el hipotetico caso de que ganarás, no creo que Dinah aceptará tu cena. ¿no es así Dinah?

La sonrisa picarona de Dinah no gusto nada en absoluto a Ollie. La carcajada de Bruce, enervo aún más, al maltrecho Ollie. Inspiro suavemente. Dejo que se llenarán sus pulmones de aire suavemente. Lo solto despacio. Coloco la flecha en el arco. Tenso la cuerda hasta un punto que parecía que se iba a romper en mil pedazos. Miró a Bruce

-Cuando quieras….

Bruce trazó un arco perfecto con el palo. Miró hacia el frente, y golpeó con fuerza la pelota. La pelota salió disparada hacia arriba y hacia delante con fuerza.. Ollie siguió la trayectoria de la pelota con la mirada. Solto la cuerda y la flecha salió con la velocidad de una bala. Alcanzó a la pelota en su trayectoria ascente. Se oyo un ¡crock! lejano. Avanzaron con curiosidad, aunque ambos sabían lo que había ocurrido.

-JA! Nunca fallo. Donde pongo el ojo....-dijo Ollie mientras recogía la flecha del suelo. La pelota estaba insertada en el centro de la flecha.Ollie mostró orgulloso su hazaña a un sorprendido Bruce.- ¿Has pensado en lo que estuvimos hablando el otro día Bruce?

-¿Presentarme a las elecciones de senador? ¿"Bruce Wayne for President"? No me gusta la política Ollie. Prefiero permanecer en las sombras.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal